Tiempo ¿ lo gestionas bien?

Hola, soy Dayana Santacreu y en este post quiero que detectes a los ladrones de TU tiempo.

¡¡ sí !! quiero hablarte del control del tiempo porque debemos de ser conscientes de la necesitad de optimizarlo para obtener mejores resultados.

La forma en la que administramos nuestro tiempo, y disfrutamos de él, es la que nos lleva a ser eficientes y productivos. Y por tanto, a estar menos estresados y ser más felices. Así que, dime ¿estás administrando bien tu tiempo?

Para gestionarlo correctamente es muy importante conocernos a nosotros mismos, y así administrarlo según nuestras necesidades,

¿conoces las tuyas?

Te dejo unos segundos para reflexionar…

Y sigo con otra pregunta

¿Te ha ocurrido que a veces el tiempo pasa más rápido o más lento?

Esta percepción es subjetiva, pues todos los días tienen 24 horas. Sin embargo, cuantas más cosas hagas, más rápido parece que pasa el día. Esto ocurre porque solemos medir el tiempo según lo que nos sucede, es decir, según experiencias vividas o actividades realizadas.

Sin embargo, podemos hacer muchas cosas, y sentir que el tiempo corre muy lento. Y esto es, porque no estamos disfrutando nuestra tarea. Tenemos la sensación de perder algo en el camino al estar tan ocupados, y esto acaba estresándonos.

Y ¿cuántas veces has dicho ese de “no he tenido tiempo”?

Ay cómo nos gusta engañar a nuestra mente. Lo peor es que nos creemos nuestras propias mentiras a través de estas excusas que nos ponemos, y que esconden verdades como puños. Así, parece que guardamos el tiempo en un recipiente, y a veces desaparece. Pero no, el tiempo no es tangible. Ni se gana ni se pierde, ni va más lento ni más rápido. Lo que se gana o se pierde es la posibilidad de realizar aquello que necesitamos mientras el tiempo pasa.

Lo que nunca deberíamos decirnos es “no hice nada” porque sí hicimos, quizá usamos el tiempo disponible para hacer X cosas que no esperábamos, pero sí utilizamos nuestro tiempo. Aquí la responsabilidad es nuestra. Puede que nos veamos forzados por una situación determinada, pero dejemos de poner excusas y busquemos prioridades.

¿ Como empezar a distribuirlo?

Antes de actuar debemos planificar muy bien cómo vamos a distribuir nuestro tiempo, y por eso debemos ser conscientes que existen unos ladrones que nos lo quieren robar. Como por ejemplo: la insuficiente definición de objetivos, el intento por abarcar demasiadas actividades, no tener un plan de acción definido, etc.



 

Seguro que algún día has necesitado hacer algo, has mirado tu agenda, y no has encontrado un hueco para ello, y esta falta de tiempo seguro que la atribuyes a tu actividad profesional. Vaya, parece que eres una persona muy atareada.

Pero, cuidado. No es tu vida profesional la que está determinando tu agenda, la está determinando lo que tú estás considerando como tu vida profesional porque estás decidiendo en qué eliges priorizar según la importancia que le has dado a cada cosa.

Vemos un ejemplo:

¿Organizas reuniones sin hora de finalización prevista?

Si has fijado la hora para finalizar, ¿la cumples?

Si tu respuesta es afirmativa a la primera pregunta, y negativa a la segunda, está claro que es un síntoma de mala gestión del tiempo. Es un requisito imprescindible conocer la hora de comienzo y la hora prevista para finalizar la reunión. Las reuniones deberían realizarse con un mínimo de rigor, aunque solo sea para obtener mejores resultados, que no es poco.

Por otro lado, piensa en qué sueles responder cuando te preguntan si tienes un minuto.  Lo sé, esta pregunta es infalible, solo tiene una respuesta válida. Seguro que respondes: “Claro, dime”. Es normal, siempre caemos y probablemente ese minuto se hace eterno.

¿Incomunicado o planificador?

No se trata de volverte un ser incomunicado, solo debes tener en cuenta que nuestro tiempo es perecedero. Así que debes planificar bien tus tareas para que nada ni nadie maneje tu tiempo. Solo administrando tu tiempo  serás más eficiente y productivo.

Te das cuenta, los elementos que nos hacen perder el tiempo se pueden englobar en una mala planificación, un exceso de compromisos, las intrusiones (llamadas, visitas, reuniones) y la falta de delegación (no se puede hacer todo, hay que aprender a delegar)

¿Entonces no crees que lo mejor para no perder el tiempo, y como consecuencia dinero y motivación, sería averiguar en qué eres mejor y no intentar hacer más cosas? ¿Imagina que eres bueno diseñando joyas, crees que también podrías dedicar tiempo a venderlas?

¿ Autoempleado vocacional?

No me cabe duda que eres un autoempleado vocacional, y te has acostumbrado a hacerlo todo, pero deberías concentrarte en lo esencial, tratar las prioridades, y clasificar las urgencias. Así lograrás pasar del modo reactivo y agitado en el que te encuentras a un modo proactivo y sereno.

Aunque no exista un modelo universal para gestionar el tiempo, ya hemos visto que además, cada persona tiene una idea de lo que constituye esta gestión, lo que realmente te va a importar es si tu relación con él  te permite responder a tus obligaciones y cubrir  tus necesidades.

Si quieres lanzar preguntas o estar en una comunidad de retadores del tiempo aquí te dejo el enlace para este grupo de facebook.

Y si necesitas una asistencia personalizada para ganar tiempo de inmediato puedes ponerte en contacto conmigo desde este enlace: Mentoring

 

Por Dayana Santacreu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola, ¿cómo puedo ayudarte?